Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

3.25.2009

A los libros de la mala memoria 2




En tu corcel de tinte azul

irradias ira en ocaso seductor.
Tu voz de fornido trueno
aclama toxicidad en nubes de fresa
y aquél que preparaba el arco
por una corona de plata
salió vencido y para vencerse
entregó la flecha al conquistado.

(Hablaba de mis huesos,
de mi piel, de mi yo mutante
sucumbiendo ante unas hojas amarillas)

El poder de darle paz a la tierra
está en el permiso y no en la imposición.
Denme manos bendecidas
para desmitificar el réquiem
o releguen mi ignorancia
a sus decapitantes ansias.

Abriré la escuela de los deseos...
(Tomo el supuesto libro sapiensal).

Primer hoja:
(Quisiera aclarar que no me anime...)

¡Que gran estocada,
al subconsciente reprimido!
De ahora en mas mis ataúdes
profetizaran la voraz secuela
de este misterioso desencanto literario.

No había puesto en duda
que la “no lectura” diera cordura;
prefiero el cisne que se convierte en sapo
y al gato que tiembla en las alturas.

¿Qué no hay propósito?...
Ya sé, el caballo es negro,
o blanco o quizás marrón,
ya sé del trigo el pan
y que no hay prisión que sea de miel.

Sé que la mortandad
es un regocijo para Hades
y que la neurastenia
no es una solución para el corazón.

Sé también que las fieras de la tierra
se arrodillan por la humedad de la carne
y que dos almas pragmáticas
no juegan en el olimpo a los besos,
dos almas, se nutren de amor.

Pondré punto final
a estas vestiduras blancas.
Desataré un segundo de razón:

- ayer tuve en mis manos de mujer una orquídea salvaje
- ayer contuve al clérigo en su albedrío
- ayer musité el pernoctar de dos fantasmas

Sed,
apocalíptica y nupcial sed.
Tempestad de quimeras,
o hermosa y cálida voracidad de odaliscas.

El día del juicio final ha llegado
¿Quién querrá quedarse de pie?.
El alma,
el cuerpo,
el fantasma,
la sombra,
el corcel,
el libro
o yo.

(No pude leerte, volveré, volveré...)




“y me pierdo entre los signos
y las mentiras de los libros
¡qué mentirosos que son!
que cada amanecer proponen
cavar muertos, sembrar vivos
y no puedo recordar
la visión de vuestras almas al pecar”
||Héroes del silencio||

1 estrías de entendimiento:

DeaR dijo...

Bueno, lo tuyo no es leer, sino escribir, eso ha quedado muy claro siempre.

Saludos Kid.