Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

8.01.2008

Al amor de mi vida...

Me ves pálido
de mis carencias afectuosas,
semienterrado en mis impurezas
o lánguido en latidos del corazón.
Me ves,
con los ojos desorbitados
de su centro gravitatorio (tu espalda).
Y aún así, complacientemente me ignoras…

Estoy desnudo a este cielo preso de estrellas,
abstraído de los jugos corporales,
envuelto en una gaceta de infelicidad desprejuiciada.
Tengo las hormonas, cuantificadas,
y los pulsos del hermetismo emocional
mojados en promiscuo licor.

¡Ay Amor!
Me duelen las hormigas impresas en mi córnea fructífera,
son como memorias infestas en la piel
que transitan el cosmos sempiterno de nuestra sed.

¡Ay Amor!
Mi pena es un claustro apocalíptico
con esquirlas de suicido en las manos,
esperando la orden mortuoria
o canto sollozante
de una sirena con alma de luciérnaga.

Amor…
estar sin el paisaje de tus ojos versados
acorralando los pliegues amorfos de mis huesos
duele aún más que salir de la luna
sin tu cintura merodeando mi pelvis.

Amor…
Escribirte sangrándome los dedos
tiene el magno sabor a soñarte con ojos despiertos,
abrirme las vendas con ojos ciegos
tiene la orquídea impregnada en voraz sufrimiento.

Amor…
El adagio balbuceando nuestros delitos,
se me hace un estado puro de éxtasis.

Cambiaría mil vidas con sus dos mil muertes,
por otro segundo sumergido
a las cuencas lunares de tu vientre tatuado,
dejaría funestos todos los agostos
futuros a nuestro orgasmo
por otro jubiloso rubor
de tus mejillas acarameladas…

Amor…
Si algo he aprendido de la distancia
es que sólo el perdón conserva impune la esperanza.

Tápame de sueños,
que la noche es veneno a mis sombras,
que al despertar
volveré a tener el miedo
de esperar tu boca
con un cuerpo, ya sin vida…


Supongo que con este poema volví a mis viejas andanzas, la de victima batalladora, supongo que eso llamado distancia siempre estara presente en mis lunares de esperanzas...

Por ahora es el último escrito dedicado a la niña que me hizo descubrir el amor, ya ha pasado tiempo de aquello, demasiadas caídas, demasiadas sonrisas vencidas...

4 estrías de entendimiento:

jair..jair dijo...

radiante cuando el hombre habla de amor...buenas lineas fue un plaser haberme paseado por cada una de ellas....

.:KiRa:. dijo...

el amor!... ya me tiene harto hehe..
gracias por pasar :)

Brujita * dijo...

sublimeeeee uno d los mejores q he leido hasta ahora ;)

Brujita * dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.