Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

9.27.2009

Le sobraban horas a esta soledad... minuta frustrante


En el emporio de mi corazón endémico
llueve al menos una vez por semana,
estadística obtenida por la erosión en mis dedos.

Cierto es que tengo un alma flagelada,
de diez a veinte minutos diarios es sometida
a la convulsión de mis deseos
por un cuerpo que siempre me ha sido de papel.

Distancia, distancia y más distancia…

De ojos como granadas que ya explotaron
es mi pigmentación con retazos de incendio,
pero, con azuladas pestañas compradas en una repostería
y un quinto elemento en la frente
(tatuaje de eterna libertad)
que me redimen de esa afección natural hacia lo insano.

El bazar de mi sonrisa es un tesoro
en ataúdes tasado,
uno, dos, tres muertes padecí el último mes,
es lo normal, supongo.
Es que al mirar algunos rostros
veo que esas muertes suceden
más a menudo de lo que uno piensa.

Debe ser la negligencia de mis voluntades
o la torpeza habitual de mi mecanismo inconsciente,
que justo esta noche, que elegí para mi desnudo
se corto la luz en mi sistema límbico.

Nadie me ve,
en realidad tampoco nadie me vería
en plena plaza Francia a las veinte y treinta y tres
de un sábado cualquiera.

Tengo un sol como horizonte
y espuelas en los dedos.
Contraje matrimonio hace siete días
con una margarita llamada rosa
o era un clavel con rostro de petunia,
ya no recuerdo,
por cierto, nos divorciamos anteayer.
(Me pidió sudor para su pétalo
cuando yo me desangraba por su tallo).

Cuentas, algebra de los pobres,
¡Qué retorcidos son los números!
Su exactitud causa fobia
un setenta por ciento del mundo lo sabe.

Y yo,
de cuatro manos, o cuatro pies,
laxo de lunares en cicatrices
terminé por contar horas muertas en el reloj
cuando simplemente esperaba
decirle al mundo,
golpéenme que soy de carne y hueso,

¿Qué esperan?
Si esta noche ni mi sombra me vino a bostezar…


Ocean...

3 estrías de entendimiento:

(exsilum) dijo...

Este definitivamente es el que mas me gustó, tiene ese dejo marcado en números que comparas con tu sensación.
Si, yo lo exageraría... soy exagerada.

Saludos Fede, que el tiempo siga escribiendo en ti.

Kesdra dijo...

Ay la frustración... cuántas noches nos habrá arrancado la esperanza? genial poema :)

No conocía esta canción de pearl jam, me ha gustado jeje

Besos poeta

Lady Dark dijo...

alo, Fede...
como bien le dijeron, este poema me encanto, y mas la parte donde mencionas variadades de flores... a me encanta...
un beso dark...