Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

4.19.2009

Los poderes van al cielo



Boca transmutadora
de anomalías entero-apocalípticas,
subyuga los vértices
en el espiral de una caracola,
los hace trineo de nubes
para bostezarle al cielo.

Mano maquilladora
de rayos lunares entero-desérticos,
contornea con astuta parsimonia
los istmos de pieles ausentes,
los vuelve prismas de recuerdos espejados
para lanzarlos al cielo.

Vientre circular anti-espasmo,
ombligo cósmico en constelación homicida,
recibe estrellas filigranas
expulsadas por alguna media verónica suicida.
Por rendirle homenaje al credo anecdótico
de los poderes y su ida al cielo,
el limbo espera engullirse de esas esferas.
En su astral paranoia juerguista
tal vez haga manjares a los dioses imperialistas,
o quizás sea la lluvia azulada que sólo el mar divisa.



Tenemos el poder de mentir, y eso en teoría no lleva al cielo…

2 estrías de entendimiento:

Jv. dijo...

Evidentemente no nos lleva al cielo. Pero podemos hacer algo para contrarrestar ese pecado, o no?

Saludos.

the Kid A dijo...

una mentira tapa a otra mentira je...