Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

6.05.2009

y al sanar la herida...



Derruidas en aguas turbias
las mantas de mi denigrada niñez,
donde mis inocentes recuerdos
se encuentran sumidos en tela borrosa.

Cobijado fui
en el seno de los ayeres inconclusos,
con un mañana
en rastros secos de esperanza.

La escuela de mis pesadillas
tenía el sabor de los sueños
de algún cadáver homicida.
En difusas esporas
dibuje mis fantasías,
ofreciéndole al sol
mis virtudes de entusiasta autista.
Deshilachaba así
mis híbridos instintos,
mis carencias afectuosas
que tanto humo
bosquejaban
en las brumas del desierto.

Tenía los ojos más perdidos
que el oficio abisal del mar,
con manos nacidas
para concebir bondad
entre los sadismos expuestos
de cualquier verdad.

Han quedado santuarios
revistiendo llagas en mi piel,
para inyectarse en cráneos hemofílicos
junto a la silueta
de alguna perfecta dama musa.

Los impávidos torsos
que nunca supieron
condensarse en mis huesos
y las niñas mezquinas de sonrisas
que no dejaron
en mi retina la lágrima que me robaban en cada huida,
hacen de mis miedos y mis creencias de felicidad
eco pálido en reflejo oscuro de deidad divina.

Una lápida de memorias rosas enterrare
en mis adictas y viscosas entrañas,
tal vez rompa el hechizo que en misterio baña la sangre,
tal vez cicatrice el murmullo del primer adiós,
y al sanar la herida, me dé cuenta que jamás había sido yo.


1 estrías de entendimiento:

Belena dijo...

Dices que tu poesía no se deja entender facilmente... pero sí, se deja. He caido aquí por casualidad y me ha fascinado lo que he leido, tu poesía es más pura y desgarradora que otras más sencillas o líricas. Este poema en concreto, me ha recordado al gran Vicente Aleixandre (al que idolatro), asique pasaré por aquí a menudo.
Un saludo.