Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

8.03.2008

Invítame a fumar…

Me aburren los domingos, desde su raíz totalmente inconstitucional con un mullir de campanas galopando la espalda ni bien el sol ha dejado su fornicación habitual con la estrella de turno, hasta la caída de la última hora en un silencio que adormece hasta al suicida solitario más descarado con los hábitos de la sonrisa. Me aburren en su letanía de ausencia, como que extirpa de mis huesos marginales las carencias hostiles con las que jugaban mis muñecas de cromo.
Necesito entonces una mueca de paz distinta, una semblanza entre humareda de hierbas poco reconocidas en conceptos de familia del tipo 0 negativo. Te busque, yerba-dolor en una audición de promesas mudas, contabilizaba así los resquicios de tu olor a libertad con una algarabía prosódica en cuestionamientos de la virtual espera divina.
Invítame a fumarte, pensaba con los codos aglutinándose en mi almohada echa de acero y revestida en cabellos de ángeles presos de religión… Invítame a fumarte, que de los juicios que aún no tienen mi condena explícita, el adorar las sales de tu boca impregnadas en un papel tabacalero, debe estar encabezando mis melodías menos acústicas con la irrealidad espesa de todos los días… Invítame a fumarte, que de no haberte conocido un domingo bajo las sombras de un cristal multifacético y enfermo de nudismos australes, hoy, este semiótico domingo de las ruinas del alma, tendría un color rojo esparcido desde los dedos a las rodillas…
Invítame a fumarte, una o dos pitadas, y si llegase a tres por favor avísale a mis sueños que fue real que tus ojos sabían de mi adoración platónica por tus pies… Invítame a fumarte, que la noche de los astros tiene su apogeo en la luna, que tu cabello perfectamente alineado a la osa mayor sabrá guardar el perfume de cada secreto que te he de confesar… Invítame a fumar y luego a beber alguna copa, y no me importaría si el tiempo se detuviera en nuestra orquídea, tu con tus dolores, yo con los míos, quizás viajemos al país de la maravilla, quizás lloremos por causas perdidas, quien sabe, quizás hasta te robe un beso en la mejilla o en la boca o en la frente y me quede durmiendo en tus entrañas afiladas, o quizás te masajee hasta las muelas… Invítame a fumar, que mientras llegas inventaré las formas para bucearnos sin tenernos en un mar…
Me aburren los domingos... me aburren de tanto no pensar...

2 estrías de entendimiento:

Anónimo dijo...

Bueno, la hierba es siempre sexy...
Qué sé yo, ando de un líbido, que mejor me encierro en mi habitación.
Ando con ganas de arrancar un tatuaje. ya sabras.
Me hiciste sentir tú...

te amo tonto

Rup

.:KiRa:. dijo...

hehe... tu y las hierbas!!...
ay niña... ud es emosa, desde siempre y para siempre...
no se que le hice sentir, espero q bueno jaja.. y sino, jodase :P

besos! :)