Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

8.28.2008

Mañana, cuando te vayas.

Primero que nada puede que el hoy termine, aunque en su tecnicismo filosófico nunca acaba.
Corre un viento audazmente refrescante a mi cuerpo evaporado en transpiración deportiva, seguramente al amanecer habrá un mundo de sensaciones por descubrir en las golondrinas de este agosto en el centro de finisterre, pero lo que me importa realmente es que mañana te irás, por una ruta de trazos ya inscriptos en las cuencas de tus memorias, te irás y pasaran días sin saber de vos, de tus locuras en colmillos de sirena vagabunda, de tu cinema a blanco y negro que tanto bien le hace a mis ojos tan de siempre perturbados… mañana te irás y en días me iré, para desencontrarnos en el tiempo que ya me es una estaca fría y asfixiante en mis entrañas occidentales.
Puede que la guerra en Serbia acabe, que los astronautas de mi nariz caigan en un vado de lágrimas encriptadas o que la independencia de mi corazón se proclame en ansia de tu piel, pueden pasar tres mil y una manifestación de preguntas en mi cabecita gitana, puede que me acorrale contra la sombra que te robe cuando mirabas distraída el humo de tu cigarro o puede que me arranque la neurosis en un beso ciego a tu foto que siempre a acentuado mi morbo contemporáneo, pueden estar conmigo las diosas de todos los cuentos, las hadas madrinas de todos los infiernos; que yo, humano y soñador empedernido estaré penando tu partida, extrañando tu susurro mojado, tu silencio histérico y lascivo, tus tantas formas de negarme que te genero ciento de sonrisas en los lunares de tu alma.
Mañana, estaré solo, deseando que tu boca encuentre un huracán de risas, deseando que tus pasos se muevan como trineos por nubes de fuego, que las caracolas de tu conciencia se encuentren satisfechas de todo lo que rodea tu armoniosa figura de hermosa humana. Mañana habrá quien me pregunte, ¿como estas? Y diré, bien, o quizás no responda, no lo sé, solo siento que mi urbe estará contigo en tu equipaje de mano, abrazando tus ropas, remembrando tu aroma a cosmos extasiante.
Mañana, te dejaré volar, sin interferir en tu estadía en esa otra galaxia, con el paso de las horas volveremos a vernos, a mirarnos, a tentarnos de un futuro con medias entrelazadas. Te extrañare, quiero que eso al menos lo entiendas, llévate este “te quiero” tatuado en tu mano, es mi beso, el que a mayor castigo será sometido.
Que tengas buenos viajes.

4 estrías de entendimiento:

Rup Daitsch dijo...

qué te puedo decir mi querido niño... si nosotros pudieramos elegir quien viene, y cuando se va... caray, nos ahorrariamos todo lo comodo que nos resulta ser tristes... no sé, algo así.
Al fin y al cabo seguimos en la misma puta estación no? esperando que como de milagro pase algo, nos digan algo, hagan algo.... esa espera, que mata.
Si, todo desde el corazon

Bisous cosa

Anita dijo...

Hola!!!!!!

Paso por acá para decirte que no importa que abandones mi mundo, lo importante es que estás en este mundo y que yo tengo la oportunidad de cruzarte en él de vez en cuando, y que esos instantes son lo más valioso.

Te quiero un montón pibe! :)

Besis con is por los viejos tiempos :P

Me gusta como está quedando el blog, menos personaje y más realidad, aunque siempre vi al vos real detrás de todo eso.

En fin, no escribas muchas muertes y echame de una vez que estoy delirando demasiado jajaja

Besis ahora sí...

Me jui...

Ya no estoyyyyyyyyy

Amo babasónicos...el loco es lo más.

basta

im off

Ivy dijo...

... qué decir?

tremendo, me encantó; un placer leerte;

también me pregunto si conoceré Finisterre...

besos

Ah, consejo: sacá la verificación de la palabra, es un bajón llenarla.

Rosmery dijo...

Grande K......
A veces no sé ni qué decirle me quedo muda , los dedos se quedan helados, así que no diré naá, sabe que ando dando vueltecillas por acá.
Un abrazo.