Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

11.08.2009

Princesa (Poema Final)


Cuando el sueño se hace trizas,
la mañana que nos espera
podría tener todos los amaneceres de nuestra vida,
muertos
en un mísero segundo de risa.

Dará miedo abrir la ventana
quemar la burbuja,
oler soledad nauseabunda,
caminar despacio sin tener donde llegar
o a quien esperar.

Sé,
qué es matemáticamente imposible,
pero tenía en tu copo de nieve (nariz)
diez tercios de mi corazón,
y sé, también,
qué ya es totalmente inverosímil
volver a buscarte
en los arpegios de mi piel.

Decir que tengo los dedos crucificados es poco.

Tambalear u oscilar en tu último beso
es cáncer sensorial,
espermático, gustoso.
¿Es indicio físico
o fracaso pragmático?

Ayer, hoy, en una semana
y hasta en quince años,
te seguirán lloviendo poemas
desde los cuerpos de poetas
que no besarían la sombra de una hormiga dormida
en el primer rocío de tu lagrimal izquierdo.
Y seguirán, contándote cuentos,
donde las princesas son muñecas,
donde el sexo es nube adentro
y el tacto se cotiza en diamantes.

Que me importa,
si mi ritmo es asmático,
si mi coraza de pseudo poeta es neurótica
o si mi alma no engaña
con versos sinceros,
no me importa
si cuando vuelvo ya no hay espejos,
si cuando miro tu tiempo
encuentro un “te quiero” ajeno
o si por cruzar los laberintos de tu pelo
me pierdo de un mes entero
entre tus huesos.
No me importa,
porque fui tu secreto
de un verbo donde amar
era el señuelo de algo aún mas etéreo.

Podría decirte,
“voy a rendirme”,
“voy a ruborizar espectros silentes”,
pero no puedo.
Podría acurrucarme
y dejarme aliviar por luces violetas,
hasta incluso podría violarme
de infecciones románticas
en cuartos con frazadas hasta en los techos.

Es extraño,
tengo frío con sabor a encierro,
tengo un millar de silencios que esperan ser bendecidos
y una postal donde me escondía debajo de tu falda (sueño).

Sin prisas, diré “tengo miedo”,
y ausente de todo, gritaré ”¡aún no me arranques el pecho!”.

Quizás este sea mi último poema
musa que fuiste mi cama,
mi jarabe para la tos,
mis manos y mi más tierna alborada,
quizás y aunque nunca haya podido nombrarte
este sea el último romance
a nuestro imposible,
a nuestro amor que permanecerá dormido,
como un niño tibio, tibio…


"Termino cada día, empiezo cada día, creyendo en mañana fracaso hoy..."

6 estrías de entendimiento:

yO dijo...

Con melodia todo es un poco mas dramatico, como esta vida y tu! me encantas asi.

Sboy dijo...

No darse por vencido ??
Aiis .. Me encanta ..
En fin .. Espero que estés genial !!

Un abrazo !

Lifaira dijo...

Oye me encanta este poema, eh? No solamente hay sinceridad en tus palabras sino que hay un trasfondo tan intenso que ha hecho que me sintiera identificada en algunas estrofas.
Enserio Fede, me encanta el poema, es genial.

Mil besos poeta!!! :)

aLba * dijo...

amores dormidos.. nunca mueren...
siempre permanecen por ahi ...volando

Kesdra dijo...

Cuando el sueño se hace trizas... nos sentimos como si hbierams dejado de existir y nos agachamos, pateticos y desesperados, a recoger los pedazos que quedan... o al menos yo jeje

Me encanta este poema, y has de saber que aunque no siempre tengo tiempo para comentar, intento mirar cada dos días (que es cuando mas o menos publicas, que lo sé :P) y leer tus poemas y demás :)

Un abrazo!

Lucía Corujo dijo...

Cómo me gusta esa canción, hacía mucho que no la escuchaba... Tus versos tienen mucha fuerza, cada uno de ellos...
Por cierto, L sí me gustaba, jeje, me daba la risa, porque en lugar de un ser humano, parecía un mono.
¿Conoces alguna otra serie de anime similar?
Besos :)