Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

1.21.2010

Sexo, nexo...




I- Sutil expectacción.

Entra despacio,
que la obsecuente luna
no oiga tus pasos.
Quédate a oscuras
desfigurando mi especie,
obsérvame desear tu llegada,
observa como me escurro
en las bondades
de tu amnistía benevolente.

Deslízate por las sombras,
sé la estrella fugaz
a la refulgencia de mi inquietud.

Hazte sentir sin pronunciarte,
dibuja en mi espectral mirada
el ángel que olvidaste en la puerta.
Hazte sentir sin pronunciarte,
cuan quimera de lo impensado
haz que tu aroma sea el vino
que nos emborrache de pasión.


II- Imagen quieta

No suspires por mis ojos,
arrepiéntete en un extremo acto bondadoso
de tus ansias anheladas
de tus vicios de niña enamorada,
deja que simplemente
se hablen nuestras miradas.

Juguemos a pertenecernos sin tocarnos,
en la pared retratémonos
como ayer nos soñamos,
impíos,
desiertos de lo ajeno
frenéticos de lo impropio,
lascivos,
resignados,
a la incertidumbre del desvarío…


III- Desnúdame

Deja que lo húmedo de tu aliento
respire por mis huesos cristalizados.
Interpreta la melodía de estas manos
desfibrándose en tierna desesperación.
Descubre tu esencia vampira
antes de abrazar el señuelo
de lo que añoras entre tus piernas.
Roza mis labios
y luego da unos pasos hacia atrás.

Desnúdame en el coito de tus pupilas
que en las mías ya cayeron tus tropas dormidas,
desvísteme de las hojas del cielo
que llenaron tu diario en etérea complacencia.
Arráncame los templos
desde tu inmaculada inocencia.
Muérdete los labios
y gira tu cuello de perlas violadas,
has lugar a los colmillos
de esta presa hirviendo en revancha…


IV- Pasos

Ven, niña de animalidades cautelosas,
acércate de una vez
con tus pies símilmente descalzos.
Tatuémonos, sin reparo alguno,
piel con piel, hiel con hiel,
hasta desangrarnos en el receso.

Abraza mis estoicos santuarios
que yo asaltare una a una tus tumbas.

Desprende tu gravitar
sé en mi la bestia de aquellas prisiones,
De tus películas sordas en cuartos mudos,
desahoga entonces tu instinto
de supervivencia animal.


V- Rendición

Pídeme lo que sea,
interinamente exhaustivo a tu voluntad,
pues a tus sombras me tienes,
deseoso de estrella
sumiso a tus enérgicos encantos.

Pídeme que salitre tus dedos
que mi lengua es profesa
a la languidez de cualquier oráculo.

Pídeme que recorra cada centímetro de tu ser,
que mi tacto es profano
y sabrá saciar la vanidad de tu despojo ocasional.


VI- Antelación al acto

Por lo que siempre nos negamos, silénciate.
Ahora en tus simientes
me terminas acorralando,
ya soy un simple eslabón
en la cadena de los placeres desiertos.
Abro las puertas de tu nube
como quien encuentra
la entrada al mundo de los sueños,
será entonces la urgencia de mi lengua
la lujuriosa llave real a tu abismo.

Deja que muerda tu sexo
y que en la quinta escala sensorial
suba a respirar por tu ombligo
pero no grites, ni vayas a gemir.
Desea lo insoslayable
de tu histriónica sonrisa
cierra tus ojos de mar en llamas
y espera piadosa, que aún hay más.

VII- Enervación

Subida a la libertad de mi cintura,
mi valquiria intangible
alimenta emociones perforadas
en el regazo de lo dulcemente descomunal.
Salimos de la habitación errada,
olvidando lo cotidiano y aún moral.
Tus piernas, cuelgan de la mesa,
tus brazos aventando cualquier objeto
que interfiera a nuestro
efervescente desenfreno musical .

Te asedio en mis extremidades vanguardistas
cuan abrazo de años sin interpretarnos.
Te entregas sumisa
caen tus parpados a mi desorden mental,
te entregas a la noche de los astros,
rendida, inocente e incauta
sin buscar explicaciones
entendiendo que la pasión
solo actúa por mero reflejo.


VIII- Consumidos

Te aferras a las cuchillas de mi espalda,
tus piernas anudan
mis soeces movimientos,
vamos. ¡Clava tus uñas!
Te grito sin tocar palabra.
Que las heridas terminaran por cicatrizar,
aún no hablemos,
aún no gritemos, por favor,
que estamos en seda
y vinimos a ser reos de lo imaginario.


IX- Alivio

De tus ardores
tomo el elixir de la existencia,
de tus gestos de averió
nutro el fantasma de la codicia.
Enjuago mis inmundicias
en tu vientre pecaminoso,
siento corroer tu cuerpo
con la acidez de mi secreción.
Me alivia, ser tu despropósito
tu dosis de lo humanamente prohibido.


X- Besos

Recorremos a ciegas cada espacio quieto,
tus hombros se encogen en mis besos.
Mi abdomen en el arco de tu espalda
tus manos contra la pared,
inconsciente te sientes manipulable.
Doblo tus muñecas vencidas
al punto en que jadeas
con infinita armonía y paz,
termino por soltarte las riendas.

Entiendo es el turno de complacerte.


XI- Completa

El cuadro ha caído a las tinieblas,
con los dos envueltos en el otro
nos respiramos casi híbridos.

Nuestros labios, nocturnos peregrinos
no se sueltan, se complementan,
nuestras manos, curiosos visitantes
se hablan en su idioma, de inocencia presumida.


XII- Imagen núbil

Desde las alturas
seríamos un agraciado capullo
a punto de abrirse
y germinar en una flor de loto,
me llevas profundo como una perla
seré entonces fruto de tu tierra.
Preguntas: ¿Adónde vas?...
al sur de esta ilusión,
a empezar de nuevo.


1 estrías de entendimiento:

Kesdra dijo...

Me encanta esta serie de poemas, muy íntima por así decirlo, me ha puesto la carne de gallina ^^

En cuanto vuelva de Londres escribiré algo contundente jajaj prometido ;)

Un beso poeta!