Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

2.18.2010

Esto de estar, sin estar...



Me iría a cualquier lugar lejos
de esta ciudad llamada imaginación,
tan lejos que al llegar a la luna
alguien me dirá: “es hora de partir”.

Los caminos a mi alrededor son difusos,
gigantes y pequeños a la vez,
son para permanecer dormido con ojos abiertos,
son caminos para tenderse trampas a uno mismo.

Llueva o no llueva,
nieve o caiga lava sobre mi cabeza,
estaré igual,
confundido como ciego al traspasar la luz,
triste, como ese espejo al que no quiebro
por miedo a una soledad, ya sin reflejo alguno.

No encontrar a nadie que haga armonía con mis sueños,
se está volviendo una película absurda,
donde nubes tapizan pies
y siluetas de plástico consumen neuronas,
donde morir es oxidada calma
y renacer es una aberración sistemática,
por desconsuelo, por deterioro inquisitivo.

Afuera de mi vanidad equilibrista
se van conjugando errores en verbos futuristas,
todo se torna poco a la hora de mentir fragilidad
y esa nada asfixiante en que otros
regocijan su culto por la belleza conformista
me da escalofríos, nervios
y alguna otra alteración fisiológica aún no estipulada.

Se que carezco de ciertas cualidades,
como la fe en el amor,
la esperanza en el perdón
o la benevolencia con mentes
que no cristalizan mis defunciones,
se que me falta tacto para abrazar suspicacias
y se también que me vuelvo de crema
cuando una mirada sirena me roza las mejillas.

Pero no creo que no ser complaciente
sea la perfidia de mi karma,
ni creo que por estar dispuesto a rendirme
a la normalidad que se venera, vaya a cambiar.

Porque en esa estratosfera donde mi mente habita
lo blanco es negro, y viceversa,
ir recto es someterse a mil desvíos por segundos
y caminar con la mirada erguida
es ir de sombra en sombra,
trepando paredes virginales y no vaginales.

Es tarde, siempre es tarde para mi,
para mis incidencias en lo inmaterial,
para mis budismos en lo terrenal.
Es tarde, como para intentar morir de pie,
ni está nublado,
ni están las cicatrices abriendo lunares en mi rosa.

Tengo frío, voy a esperarme unas horas más…


2 estrías de entendimiento:

(exsilum) dijo...

¿Quién te provoca Fede?


Cuidate, que estés bien.

dear dijo...

De los viajes uno siempre aprende, o desaprende algo!

SLDS!