Sólo decir que este es un espacio donde un niño-hombre-pez hueco-esquizo-simple deja sus ilusiones-intenciones-compromisos-desvaríos, en forma de versos-lágrimas-insectos, un espacio para ausentes muertos que no llegan a besar el suelo o ni llegan a perderse o a encontrarse, ni existir...

9.01.2012

Día 24 o día triste 16 o la ventana cerrada

Abrí la pulpa del último resto de sueño a una desgracia menos protocolar pero más cierta, más humana, más de hambre piel. Quise en definitiva, secarme de tantos silencios oníricos, gritar el abuso de miserias, presentar ante todas las nubes las ventanas que nunca supieron besar los días más hermosos de la tierra.
Al alcance de la matriz sonora del pensamiento, a la diestra de las disposiciones sin caracteres ciento-sensoriales se agitan cientos de fantasmas. No. Nadie sabe el color, ni el dolor de estos fantasmas. Ellos, bohemios como girasoles ardiendo en naves interplanetarias desconocen hasta la misericordia sobreacojedora de la siesta y los duendes del jardín que ella, mi única ella, tenía o tiene en sus puertas piernas.
Sí. Si se abren la ventana y mis ojos, lo mas probable es que el mundo caiga en una sola palabra. Quizá solo pronuncie su nombre, y su cuerpo, tan lejano como etéreo, empiece a corroer lo derruido de mi buena memoria y mi mal recordarle.
Lo ven, siempre se ve el sueño que nunca tuvo piel. Y si hoy se rompen las ventanas, no estaré. Y eso de morir por un quien al fin tendrá un sentido, un que...

0 estrías de entendimiento: